Formación en disociación somática y disociación somatomorfa

Organiza:

NS Centro de Psicoterapia y Trauma

Fechas:

12 y 13 de Mayo

Lugar:

Próximamente

Inscripciones:

Próximamente

CONTENIDO

Pierre Janet (1947) indicó que los síntomas somatomorfos son manifestaciones somáticas de disociación. Los ejemplos incluyen síntomas de anestesia cinestésica y visual, dificultades motoras y dolor intermitente. Aparece una asociación entre trastornos somatomorfos (como hipocondría, dismorfofobia, dolor crónico, síntomas de conversión) en relación con una historia traumática y síntomas disociativos.

La literatura muestra que la disociación somatomorfa está ligada al trauma, en particular a eventos que representaron una amenaza física y mortal por parte de otra persona, dolor intenso y experiencias emocionales de abandono temprano.
El patrón de disociación somatoforme está relacionado con los mecanismos de defensa filogenéticos. Los subsistemas más frecuentes son la respuesta de estupor en forma de inhibición motora, como dificultad para moverse o hablar, y síntomas de analgesia por sumisión total (con parálisis y anestesia somática y emocional).

Los médicos deben poder evaluar la gravedad del trauma infantil y la disociación somatomorfa cuando existe una sintomatología somática significativa dentro de los trastornos psiquiátricos que no tiene explicación médica (Waller et al., 2001)
La Disociación Somática es la incapacidad de sentir el propio cuerpo como propio. El cuerpo se siente como algo que no pertenece a la persona, como algo “extraño”, o algo externo (una experiencia disociativa).

El malestar corporal puede ser tan abrumador que las personas se desconectan de este sentimiento. No pueden sentir esta experiencia como propia, de lo contrario significaría que podría volver a sentirla, junto con el dolor emocional, que eventualmente se vuelve físico.

Nijenhuis et al. (1996) definen algunos síntomas de disociación somática, como la visión de túnel, así como otros problemas de carácter físico.
Las personas con disociación somática muestran mayores niveles de alexitimia, ira y una mayor tendencia a afrontar la evitación (Kaplan et al., 2013, Meyers, Fleming, Lancman, Perrine, & Lancman, 2013).
Las mujeres muestran puntuaciones de disociación somática más altas que los hombres (Serrano, González-Ordi, & Corbi, 2016).

OBJETIVOS

  • Comprender la Disociación Somatomorfa y la Disociación Somática en pacientes que padecen ambos tipos de padecimientos.
  • Conocer las diferencias entre Disociación Somatoforme y Disociación Somática
  • Aprender a conceptualizar casos en términos de estos dos tipos de disociación.
  • Identificar y comprender las dificultades creadas por las defensas del mundo interior del paciente
  • Aprender y comprender cómo estos tipos de disociación resultan del trauma.
  • Conocer la importancia de una relación terapéutica correspondiente a un apego seguro, para fomentar la confianza.
  • Identificar las dificultades en el tratamiento de pacientes afectados por este tipo de disociaciones y cómo éstas se relacionan con el organismo.
  • Identificar los desencadenantes de la desregulación emocional e integrarlos en el trabajo.
  • Aprender a conceptualizar y organizar un plan de tratamiento con estos pacientes.
  • Identificar los desafíos que los médicos pueden encontrar con estos pacientes y cómo abordarlos.

METODOLOGÍA

Aprender a diferenciar entre disociación somatomorfa y disociación somática lleva a conceptualizar y planificar un tratamiento adaptado a cada caso según las necesidades del tratamiento psicológico. Para ello se utilizarán:

  • Presentaciones teóricas
  • Casos clínicos
  • Vídeos

DIRIGIDO A

Curso abierto para psicólog@s y psiquiatras